910 069 642

Hot Yoga y sus prioridades en las posturas

Home » Blog by Macarena Cutillas » Hot Yoga y sus prioridades en las posturas
profesores de yoga en clase

profesores de yogaSi hay algo que caracteriza una clase de Hot Yoga tanto como el mismísimo calor es el diálogo marcado utilizado por sus profesores. El diálogo es una fórmula médica muy bien prescrita, una canción repleta de pautas anatómicas. Pero a veces en clase, tanta información nos apabulla y por lo general nuestra mente decide convenientemente no hacer alguna de las pautas que escuchamos día tras día. Es por ello que en mis clases yo siempre repito entre set y set “ahora haz algo que hayas decidido ignorar en el primer set”. Siempre hay alguna que otra sonrisilla picarona entre los alumnos.

Pero lo que parece algo inocente, puede llevar a lesiones profundas si la postura se repite una y otra vez sin seguir las especificaciones del profesor.

Con tanta información que escuchamos muchas veces confundimos cuál es la prioridad en una postura pero es por esta razón que cada profesor establece los pasos a seguir en un orden específico. Es lógico que si no se puede hacer correctamente el paso previo, no se debería seguir avanzando en la postura. Esto lo vemos claro en una postura tan exigente como lo es “Frente Rodilla en Pie – Dandayamana- Janushirasana”. No avanzamos si nuestra rodilla se dobla. Pero ¿qué pasa en otras posturas que aparentemente no son tan “peligrosas”?, ¿cuál es el riesgo que implica ejecutarlas mal una y otra vez?

yogaEn general es en las posturas más fáciles de ejecutar en las que nos damos más permisos de saltarnos los pasos y claramente una de ellas está al comienzo de la clase. Manos a los pies – Paschimottanasana. Y la misma versión de la postura en el suelo, al final de la clase.

Lo que el profe dice después de describir las opciones de agarre “Dobla las rodillas todo lo que necesites. Pega el estómago en los muslos, el pecho en las rodillas y la cabeza por debajo de las rodillas. Tira de los talones, eleva las caderas hacia el techo.

Lo que la mayoría de los alumnos hacen: tirar de los talones e intentar estirar las piernas todo lo que pueden despegando el estómago de los muslos.

¿Por qué lo hacen así? Lo primero porque la mente es muy espabilada y ante la señal de alerta de los isquiotibiales que tanto tiran, crear espacio entre estómago y piernas es la única manera de poder elevar las caderas más hacia el techo y en consecuencia poder estirar las piernas algo más.

La segunda razón, porque no tenemos claras las prioridades. En esta postura le damos más importancia a la pauta “eleva las caderas hacia el techo” que a la frase “pega el estómago a los muslos” o a esta otra “que no haya espacio para aire entre tu torso y tus piernas”. Claramente, primero hablamos de pegar el estómago a los muslos y después hablamos de elevar las caderas.

posturas de yoga

Si el yoga tiene algo bueno es que siempre vemos el lado bueno de las cosas, lo positivo, los beneficios que cada asana genera en nuestro cuerpo. Hablemos de lesiones. Si la postura no se hace en la manera correcta, no solo no habrá beneficios si no que se genera una mayor probabilidad de generar lesiones.

En Paschimottanasana el agarre es importante para tirar con mayor fuerza y poder estirar mejor. Dicho agarre está estratégicamente hecho por detrás de los talones. Los codos tratan de tocarse por detrás, y todo ello, ayuda a que el estómago esté pegado a los muslos. Este fuerte agarre tiene mucha importancia, ya que si la fuerza que sale de él se distribuye en una espalda mal colocada nos arriesgamos a generar posibles dolores, lumbagos e incluso hernias discales. Una espalda sana resiste mucho más pero recordemos que a yoga acude mucha gente con el objetivo de sanar muchos dolores que se acumulan en esta zona. A más sensibilidad, mayor riesgo de lesión si no se hace la postura correctamente.

Al separar el estómago de los muslos se crea una mayor curvatura, una mayor flexión en la columna vertebral. A esa curvatura se le suma la carga en la espalda de dicho agarre. Y cuanto más se tira con fuerza, mayor presión se ejerce en la columna. Es exactamente lo mismo que pasa cuando intentamos levantar una caja pesada que está en el suelo solo con la fuera de los brazos; si no protegemos bien la parte de las lumbares repartiendo el peso por toda la espalda, toda esa peso extra de la caja se transforma en una mayor carga para las lumbares.

ARCO-EN-PIE

suelo-posturaLas flexiones de columna con el peso mal repartido pueden generar dos problemas muy conocidos: los lumbagos y las hernias discales. Una mala postura corporal en la que los hombros caen para adelante ya sea al estar de pie o al permanecer sentados enfrente del ordenador muchas horas, hace que la columna vertebral esté flexionada durante muchas horas seguidas. Las flexiones de columna hacen que los núcleos de los discos vertebrales se deslicen hacia la parte posterior por los capas de anillos fibrosos que los protegen. Si dicha flexión se hace de forma prolongada este desplazamiento puede llegar a deformar los anillos y es entonces cuando se dan las hernias discales. Para agravar el problema si la hernia interfiere con alguno de los nervios posteriores de la espalda, el dolor será aún mayor. Los sobreestiramientos de los nervios no son buenos en ninguna parte del cuerpo y menos, si estos producen lumbagos.

Y ahora analicemos la misma postura de pie, cuando la llevamos al suelo. El agarre esta vez se hace a través de los dedos gordos de los pies, es desde aquí de donde se ejerce la presión. Todo alumno trata tocar la frente a las espinillas lo que conlleva a una mayor curvatura en la espalda dificultando pegar el estómago a los muslos. Misma postura, misma alineación, mismos beneficios y a su vez, mismas probabilidades de lesión si no se hace correctamente.

Escuchar atentamente a las pautas del profesor en una clase de yoga como vemos puede suponer la diferencia entre generar beneficios o posibles lesiones. Acuérdate que tu práctica consiste también en llevar a cabo una meditación en movimiento así que desconecta y déjate guiar por lo que tu profesor te diga, tu mente y tu cuerpo te lo agradecerán.

Maite Aguirre

 

Por Maite Aguirre
Profesora de Hot Yoga y de Yin yoga en Californian Hot Yoga.

© Californian Hot Yoga

Dirección:

Calle Fernando El Católico, 23
 
28015 Madrid
 
Teléfono: 910 069 642
 
email: info@californianhotyoga.com

Recuerda:
“Lo llaman suerte, pero es constancia.
 Lo llaman casualidad, pero es tenacidad.
 Lo llaman genética, pero es sacrificio.
 Ellos HABLAN, tú ENTRENA.”
¡Libérate!

Newsletter

Únete al movimiento

Recibe todas nuestras novedades

Suscríbete a nuestro Boletín

 
Condiciones de uso y Política de privacidad

 

Con la colaboración de
ghd

Scroll Up